El método definitivo para leer en verano

Leer en cualquier época del año es más fácil de lo que te piensas. Ya te lo he dicho varias veces, pero te dejo el link aquí (una vez más) por si acaso. De todos modos, leer en verano tiene sus peculiaridades y yo, te las cuento para que aproveches este agosto al máximo…

leer en verano

1 . Planifica tus lecturas.

No todos tenemos el mismo tiempo. Verano no siempre es igual a vacaciones, pero no me negarás que esta época del año invita a un poco más de relax (aunque te toque trabajar, la cosa suele estar más tranquila).

leer en verano

Piensa, por lo tanto en cuanto tiempo tendrás y en cuanto podrás leer. No, la lista completa de los episodios nacionales de Benito Pérez Galdós no es una buena idea para una semana en la montaña.

Sé consciente, no te vengas arriba, y elige una, dos o tres novelas según las semanas de vacaciones y el tiempo del que creas que podrás disponer.

leer en veranoYo, por ejemplo, elegí el pasado julio Todo esto te daré para una semana de vacaciones en la playa. El objetivo era viaje en avión (3 horas ida – 3 horas vuelta) y pasar 6 días en la playa en modo no-tengo-intención-de-hacer-excusiones-diarias.

Por suerte, lo comenté en mis redes sociales me avisaron de que me lo ventilaría en 3 días, así que me llevé un par de libros cargados en formato electrónico. Me hicieron falta. ¡Gracias a todos!


2. Déjate recomendar

leer en verano

Si a estas alturas, tienes alguna duda sobre que aunque “cada maestrillo tiene su librillo“, no hay nada como los amigos para conseguir buenas recomendaciones literarias, es que no he sabido hacerme entender. Haz clic aquí y descubre (si no lo has hecho ya) todas las recomendaciones que me han hecho mis amigas (y mi madre).

Una de las últimas recoleer en veranomendaciones que he recibido ha sido de la mano de una seguidora, María Moreno, que me ha hablado de “Como fuego en el hielo“.

La historia cuenta la vida de un joven (Attua) que tiene que hacerse cargo del negocio familiar (unas termas) tras la muerte de su padre. Está ambientada en el siglo XIX, en la frontera de España y Francia y tiene buena pinta, la verdad. La tengo en lista.


3. Lleva el libro siempre encima

leer en verano

Sí. De acuerdo. Leer en verano implica que tu novela ocupa espacio y eso, según donde vayas, puede ser un problema. O no. ¿Por qué? Pues porque como ya te conté aquí, una manera estupenda de tu lectura ocupe poco espacio, es utilizar dispositivos electrónicos.

leer en verano¿No te convencen? ¿Eres más de papel? Yo, personalmente, me considero un lector híbrido: parte en papel, parte digital. Te propongo una cosa: pruébalo. Yo, sin ir más lejos, y continuando con la misma autora, me leí la trilogía del Baztán en el móvil. Sí, en el móvil. Y me lo pasé en grande.

 

 


4. Aprovecha cualquier momento

leer en verano

sí señor. Cualquier momento sirve, eso te lo dije ya cuando comenzó el verano. ¿Te acuerdas? Te lo dejo aquí, por si acaso, para que le eches un nuevo vistazo.

Que te montas en un tren, pues saca el libro, que estás esperando a embarcar (y hay retraso), pues lees un poco… Es fácil. Simplemente hay que coger la costumbre. Que sí, que resulta que viajas con amigos… ¿De verdad hablas con ellos tooooodo el rato? Yo creo que no, no me mientas.

leer en verano

 

No se a ti, pero a mí me encanta leer en los aeropuertos…

Esta foto es de un viaje a Noreuga (era invierno, lo sé), pero sirve para ilustrar lo que quiero explicar, ¿no?

 

 


5. Relájate

leer en verano

Relajarse es fácil en vacaciones. Y para leer en verano no hay nada mejor que precisamente eso, conseguir un poco de tiempo para ti.

Búscalo. Dedícate un rato al día, unos días de tus vacaciones, ¡lo que sea! Te lo mereces y lo sabes. ¿Y qué mejor manera que con un libro?

Comentaba con una amiga que es precisamente en verano cuando se atreve con los clásicos. Ella, utiliza los agosto para leer novelas para las que necesita atención, concentración y mucho tiempo. Lo que más le gusta: leer clásicos rusos. Tenemos a Anna Karenina en común, por eso nos llevamos tan bien.


6. Desconecta

leer en verano

Si te hospedas en un lugar sin cobertura,

estar sin móvil hará más grande tu aventura.

¡No te lleves el ordenador!

¡No al correo! ¡Qué sopor!


Pues eso, que quiero que te animes a leer en verano.

Así, cuando vuelvas a tu día a día, continuarás con esta sana costumbre.

¿Te ha servido? ¿Crees que podrás seguir estos consejos? ¡Cuéntamelo, no dudes en dejar un comentario para compartir tu experiencia!

Y, sobre todo, suscríbete a mi lista de correo. Tendrás novedades y alguna que otra sorpresa extra… (y soy muy poco pesado, ¡solo envío un mail al mes!)

Y si te ha gustado, comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *