El libro viajero, o el arte de regalar libros.

El libro viajero es uno de esos conceptos que me invento. Y no, no consiste en meter un libro en un avión, sino en algo un poco diferente.

Lo sé, soy super innovador, no lo puedo evitar [risa de falsa modestia].

libro viajero

¿ Cuáles son las bondades del libro viajero ?

El libro viajero es una extensión de la siembra de libros, seguro que lo estás pensando. Y aunque tengo que darte la razón, también tengo que dices que el libro viajero se caracteriza por una serie de diferencias que hacen que este concepto tenga un punto de original.

Entonces, ¿en qué consiste?

Facil:

  1. Te lees un libro que te encanta.
  2. Te resistes a que esta novela se quede guardando polvo en tu estantería.
  3. Lo regalas.
  4. Te sientes feliz. Ese libro entretendrá a alguien y, además, ahora gozas de más espacio (para otras novelas).
  5. Animas a quien se lo regalas a que haga lo mismo con ese o con otro libro.

¿Sirve cualquier libro?

Te diría que sí para animarte a que sigas esta recomendación con cualquier novela, pero aquí tengo que hacerte un par de advertencias.

libro viajero

Por ejemplo, este libro nunca saldrá de mi estantería.

¿Por qué? Pues porque La vieja sirena es mi libro favorito. Sí, lo puedo regalar pero este ejemplar se quedará en mi casa y me acompañará con cada mudanza.

Tampoco servirá aquellas novelas a las que tengas un cariño especial. No sé…, un regalo, esa novela dedicada por su autor o esa otra historia que descubriste en una librería durante un viaje y que te sirve de souvenir… Las razones pueden ser miles, lo sé, pero el límite lo tienes que poner tú.


Gracias a esta aventura del libro viajero yo he tenido la oportunidad de conocer múltiples historias.

libro viajero

Las tres bodas de Manolita fue uno de estos libros que llegaron como un regalo inesperado y que no he dudado en leer y en mover de nuevo.

La historia, ambientada en la postguerra, cuenta las calamidades que Manolita, su protagonista, tiene que sufrir para ayudar a su hermano, un comunista prófugo de la justicia. Las bodas, en realidad, son los vis-a-vis que Manolita tramitará con el contacto que le ayudará a lograr su cometido.

Esta novela fue un regalo inesperado que, como cualquier otro libro de Almudena Grandes, merece la pena leer. Un ejemplo fantástico de libro viajero. ¡No te lo pierdas!


¿Más ejemplos?

En realidad, cualquiera de los que ya te recomiendo cada semana (a excepción de mis favoritos, los que han sido dedicados por sus autores -que guardo como oro en paño-, y aquellos que significan mucho para mí).


 ¿Te animas a convertir un libro de tu estantería en un libro viajero?

Si es así, cuéntamelo. Después, anima a tus amigos/vecinas/familiares a hacer lo mismo.

¡Fomentemos juntos la lectura!

Y, si después, tienes ganas de unirte a mi comunidad de seguidores, no dudes en rellenar este formulario:

Y si te ha gustado, comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Un comentario en “El libro viajero, o el arte de regalar libros.

  1. Respeto la idea, pero si un libro me gusta, lo “presto” con “vuelta”, lo recomiendo, pero no me deshago, alguna vez los releo.
    Mi abuela Áurea, que yo la tengo en un altar, con alguna más, me dejó un libro que en la primera página escribió : Este libro habló una vez y dijo : no me prestes, que me rompen, el que quiera libros que los compre. ¡Ahí queda eso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *