Cómo sacar partido de la novela histórica

Si hay un género que me resulta de lo más útil es la novela histórica. Lees una bonita historia y, de paso, siempre aprendes algo. ¿Son todos fieles a la realidad? Bueno, pues no siempre, eso se ha de tener en cuenta. Pero estarás de acuerdo conmigo en que hay muchas novelas que te ayudan a aprender mucho sobre guerras, conflictos o la manera de vivir de nuestros antepasados.

A mí, personalmente, me encanta que un hecho real sea el punto de partida de una novela. De hecho, Entre Turrones empieza precisamente con un hecho histórico.  Pero no, no he venido aquí a hablar de mi libro, sino de como otros escritores utilizan este recurso y como yo los utilizo para sacarle partido a sus novelas.

novela histórica


Hoy: recomendaciones de novela histórica y una idea que me ronda la cabeza… (al final)

Dispara, yo ya estoy muerto

historias

Julia Navarro es una maestra de la novela histórica. De lectura ligera, la mayoría de sus novelas utilizan un personaje ficticio que se mueve como pez en el agua a través de la historia más reciente. Como ya te hablé de “Dime quién soy“, hoy, me lanzo con esta.

Caminar a través de las historias que confluyen en la creación del estado de Israel es un proyecto inmerso en arenas movedizas. Sin embargo, puedo asegurar que a pesar de leerlo con esa intención, no encontré en ningún momento que la autora se decantara por uno u otro bando.

¿Cómo lo consigue? Construyendo personajes (tanto israelíes como palestinos) con los que te identificas. Y así, sin darte cuenta,  llegas a comprenderles y a sentir que les acompañas a lo largo de toda la historia.

Amena, pero objetiva, esta novela es ideal para recorrer la historia de los judíos desde final del siglo XIX hasta 1948.


Volver a Canfranc

historias

En esta historia, también una novela histórica, Rosario Raro nos acompaña hasta la famosa estación de tren situada en medio del Pirineo aragonés.

Allí, poniendo en peligro sus propias vidas, un grupo de personas ayudaron a escapar a lo que ahora llamaríamos refugiados. En ese momento, no eran más que pobres almas escapando de los nazis.

Historíca, pero con más de un matiz romántico, esta preciosa novela es todo un regalo para los que disfrutamos leyendo este género. Además, si conoces el lugar de primera mano, como yo, hace gracia. Ahora es un edificio en ruinas, pero sigue siendo majestuoso. En aquel entonces debía ser absolutamente imponente. Estoy seguro.


La catedral del mar

historiasPara todos los que vivimos en Barcelona y hemos paseado alguna vez por el Born, esta novela histórica fue todo un descubrimiento.

Sí, la iglesia es preciosa. Pero conocer de primera mano la historia de quienes la levantaron piedra a piedra, la hace incluso todavía más hermosa. Única diría yo. El problema es que toda fama tiene un precio. Es la iglesia más visitada de la ciudad. ¿Algo bueno? Depende de a quien le preguntes… Creo que los vecinos no andan muy contentos.

Este novelón (por largo y por bien escrito) no le tiene nada que envidiar (desde mi humilde punto de vista) a Los pilares de la tierra de Ken Follet. Las comparaciones son odiosas, lo sé, pero es que hubo quien se empeñó en acusarlo de plagio. Pues no. Esta novela se ha ganado un hueco entre los best-sellers por méritos propios. Al menos esa es mi humilde opinión…


Y, finalmente, esta es la historia que me ronda la cabeza…

Las revueltas campesinas en contra de los abusos señoriales han formado parte de la historia de nuestro país a lo largo de muchos siglos. En una de esas ocasiones, concretamente en marzo de 1561, los vecinos de Monreal de Ariza, uno de los ocho pueblos que formaba parte del señorío de Ariza, se levantó en armas en contra de lo que consideraban unos impuestos abusivos bajo los que se sentían exprimidos.

Podría haberse tratado de una revuelta como tantas otras, pero aquella fue diferente. En esa ocasión, Juan de Palafox, señor de Ariza, murió de un disparo de arcabuz a manos de uno de los campesinos de Monreal. Ese hecho engrandeció los ánimos de los rebeldes de tal manera, que el virrey de Aragón necesitó de una dura represión para mitigar la revuelta.

No obstante, la cosa no quedó ahí. La queja formal de la familia Palafox al mismísimo Felipe II tuvo unas terribles consecuencias para Monreal. El rey, dispuesto a garantizar la paz, mandó arrasar el pueblo, además de aprobar rigurosos castigos sobre los insurrectos. De hecho, éstos incluían también a aquellos que se sabían huidos del lugar. Y es que tal fue su sed de venganza que autorizó perseguir a los responsables de la muerte del señor de Ariza hasta Italia o las Indias para hacerles cumplir la sentencia.

¿Hasta las Indias? Quédate pensando por un momento. No me digas que no es un buen punto de partida para una historia ambientada en el Nuevo Mundo. Pero… ¿y si esta venganza se hubiera prolongado hasta nuestros días? ¿Y si una secta secreta buscara a los descendientes de aquellos insurrectos?

Vamos, que de esta saco una novela (una novela histórica, claro está).


Y muchas más…

Por supuesto que hay muchas más. Ya te he hablado hasta cansarme de la última de Carmen Posadas (La hija de Cayetana). Y, ahora, tengo un par en mi lista de deseos: El círculo del Alba, de Luisa Ferro, y El asesino de Sócrates (de Marcos Chicot).

¿Cuáles son las tuyas? ¡Cuéntamelo!

Y, como siempre, ¡anímate a dejarme un comentario! ¡No te cortes! También puedes darle a me gusta, suscribirte…! Y si te ha gustado, ¡no olvides compartirlo en tus redes sociales!

Y si te ha gustado, comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

4 comentarios en “Cómo sacar partido de la novela histórica

  1. Estoy esperándola para “comérmela” de una tacada. De una cosa estoy seguro, los de Monreal de Ariza te hacen un monumento si los dejas bien

  2. Como escritor de novela histórica, me ha encantado tu artículo. No puedo estar más de acuerdo: aprendes algo mientras te entretienes, o a la inversa, como se prefiera.

    Y me ha gustado mucho tu idea, ¡espero que la lleves a buen término!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *