El tiempo para leer también se saca cocinando

El tiempo para leer también se encuentra entre fogones. Es muy fácil. Mientras se pocha la cebolla te lees 10 páginas. Palabrita. Mientras le das vueltas al cocido con una mano, con la otra puedes sostener una novela (vale, eso sería considerado un deporte de riesgo). ¡O mucho mejor! Mientas el robot de cocina hace su trabajo, tu tienes entre 25 y 40 minutos para disfrutar de tu novela favorita.

¿No me dirás que no es fácil esto de encontrar tiempo para leer?

Pues eso, que pensándolo bien, yo creo que en la cocina se desaprovecha mucho el tiempo, así que, ni corto ni perezoso, se me ha ocurrido que podría contártelo, por si no se te había ocurrido ya. Ah, y de paso, os dejo unas cuantas recomendaciones literarias, ¿qué te parece?

tiempo para leer


Bueno, a lo que iba. Acaba de empezar el año, como quien dice. Y estás a dieta desde enero. Como quien dice también, porque la cosa comienza a flaquear (y lo sabes). Pensando en esto (porque pienso en todo), hace más o menos un año os conté las mejores maneras de comer dulces sin ganar de peso. La cosa es sencilla: comer por los ojos (como decía mi abuela), pero en sentido figurativo. Lees novelas que hablen de comida y oye, como que parece que se quita un poco el hambre.

Por cierto, que no lo he dicho, pero yo tengo ahora mismo el robot de cocina a pleno rendimiento. Y mientras tanto, pues escribo esta entrada…

La trilogía de como agua para chocolate

En la entrada de hace un año (si la quieres ver pincha aquí), os hablé de la novela más famosa de Laura Esquivel, Como agua para chocolate. Pero es que resulta que el tema de las recetas no acabó ahí, sino que continuó con dos novelas más.

El diario de Tita

tiempo para leer

Dice mi madre que el título no engaña. Es un diario. Y como tal, está lleno de las cosas que puedes esperar que escriba una mujer obligada a renunciar al amor para cuidar a su madre; esa costumbre convertida en obligación que todo el mundo esperaba de Tita de la Garza.

El diario, por supuesto, está repleto de confidencias, de secretos y de recetas que nunca se llegaron a preparar y que, por supuesto, no aparecen en la primera novela de esta saga.

Esta novela es perfecta si lo que estás buscando es tiempo para leer mientras esperas a que la comida se haga a fuego lento.


Mi negro pasado

tiempo para leerMi negro pasado es la tercera parte de esta saga. Fue verla y lanzarme a comprarla con la excusa de regalársela a mi madre (hola mamá). Así me la leo yo después.

La historia no tiene desperdicio. Una de las descendientes de Tita tendrá, para sorpresa de todos, un hijo negro. La repudian, pues dan por hecho que se trata de una infidelidad. Sin embargo, lo que nadie parece estar dispuesto a aceptar es que la familia tuvo un pasado, un pasado negro.

La protagonista, mientras tanto, es acogida por su abuela quien no solo le hablará de su pasado y de los secretos familiares, sino que también le mostrará y enseñará muchas otras cosas. Muchas recetas, entre otras.


Afrodita

tiempo para leer

Afrodita. Cuentos, recetas y otros afrodisiacos. Yo creo que ya no hace falta leer más. De hecho, me extraña que no te parezca natural sacar (como sea) el tiempo para leer esta novela. Mientras cocinas o mientras haces lo que sea. Si el tema va de recetas afrodisíacas, yo creo que podemos matar dos pájaros de un tiro. Tú ya me entiendes.

Habla esta novela de “las sensuales artes de la comida y el amor”. A mí, no se me ocurre manera mejor de disfrutar de la cocina que leyendo esta novela. Dice mi madre que esta no la tiene. Me parece que se la tendré que regalar.


Pan de limón con semillas de amapola

tiempo para leerEsta novela la leí después de recibir la recomendación de una compañera de trabajo (hola Georgia). Un día, mientras compraba en un centro comercial, escuchó por megafonía que su autora estaba firmando libros. Ni corta ni perezosa, se lanzó a conocerla y, de paso, se llevó un libro firmado que después me prestó.

Esta es la historia de dos hermanas, de una herencia inesperada y de la laboriosa receta del Pan de limón con semillas de amapola, que la protagonista de esta novela no consigue reproducir. Al menos, no hasta que consiga encontrar su camino.


La señora de las especias

tiempo para leer

La Señora de las especias, de Chitra Banerjee Divakaruni, ha sido traducida a treinta idiomas. Como ves, ya tiene una buena carta de presentación.

La protagonista nace en la India, pero regenta una tienda de especias en San Francisco. La autora, al más puro estilo del realismo mágico, aprovecha para relatar los problemas de aquellos que emigran, desde las (en ocasiones) insalvables diferencias culturales, hasta su lucha por no perder sus raíces y sus orígenes.

Por lo que sé, la historia de amor quizás no sea la más maravillosa jamás contada, pero quien la ha leído ha sabido perdonar ese detalle.


Recetas para un matrimonio perfecto

tiempo para leerEn la entrada del año pasado, Chelo, una extraordinaria mujer que conocí en Zaragoza siendo un joven universitario (hola Chelo), me recomendó una larga lista de novelas que traían de la mano la cocina y la literatura.

Echando mano de lo que me dejó en un comentario, esta novela llamó imperiosamente mi atención.  En ella, la protagonista, al volver de la luna de miel, se pregunta si existe una receta para un matrimonio perfecto. Supongo que duda de si ha hecho bien casándose.

La pobre busca una respuesta y, por lo visto, la encuentra en los diarios de su abuela, llenos de recetas y de confidencias sobre el amor.


Entre Turrones

tiempo para leer

De tanto en tanto, me gusta echar la vista atrás. Y es que, pensando en dulces y comida me he acordado (inevitablemente) de Entre Turrones, mi primera novela.

Se me ocurrió que, para contar la historia de Xixona, el famoso pueblo turronero, no me quedaba otra que hacerlo a través de sus fantásticos dulces navideños. Así que, ¿por qué no titular a cada capítulo con un turrón que, además, diera pie a hilvanar la historia?

No sé qué pensarás, pero yo encontré que era una bonita forma de rendirle un pequeño homenaje al pueblo y sus gentes.


En fin, volviendo al tema:

¿Crees que serás capaz de sacar tiempo para leer mientras cocinas?

Cuéntamelo. Y, sobre todo, comparte conmigo esas novelas que, como las que te he mostrado yo hoy, te traen a la mente recetas, platos, celebraciones… ¡me encantará conocerlas!

También puedes hacer muchas otras cosas, a saber:

 

Y si te ha gustado, comparte en...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

2 comentarios en “El tiempo para leer también se saca cocinando

  1. Espera a leer mi reseña de “La señora de las especias”, enlazada a la película que inspiró.
    Te va a encantar.
    Un artículo muy interesante. Tomo nota de algunos títulos.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Rubén Berrueco Finalidad: enviarte un correo electrónico con información Legitimación: tu consentimiento Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de hosting de davidgeneroso.com) fuera de la UE. Ver política de privacidad de Mailchimp. Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos Información adicionalAviso legal y política de privacidad